Cuando llegan las tormentas...

Queridos amigos:
cannabis and high blood pressure
 
Esta fue mi predicación de hoy, 21 de junio de 2009, Domingo XII del Ciclo Litúrgico B, en la Abadía Santa Escolástica y en el Hogar Marín:

Tormenta1. SIEMPRE HAY TORMENTAS EN EL MAR, PERO LAS HAY TAMBIÉN EN LA TIERRA... No faltan las tormentas en el mar, y allí se hacen especialmente peligrosas. Porque cuando se agitan las aguas no queda ningún punto firme, todo se mueve y no hay donde apoyarse o sostenerse. En los lagos, por otra parte, las tormentas tienen características especiales. Lo experimentamos una vez con un grupo de peregrinos en el llamado "mar de Tiberíades", que es en realidad un lago, donde Jesús encontró a los pescadores a los que llamó para confiarles la misión de ser sus Apóstoles. Basta que comience a soplar un poco de viento para que de un momento para otro, sin previo aviso, el agua calma y planchada comience a agitarse con fuertes olas...

EleccionesDe todos modos, no sólo en el mar se dan las tormentas. También las hay en tierra firme. Estando ya a una semana de las próximas elecciones legislativas de Argentina, lo único que se le oye decir a los candidatos es que si ellos no ganan y lo hacen sus adversarios, nos espera una tormenta descripta por todos, de un modo o de otro, con características apocalípticas (si tuviéramos en cuenta los criterios que en la historia bíblica se utilizan para poner a prueba los profetas, tendríamos que decir que a los profetas de calamidades se les puede creer fácilmente, mientras que ante los profetas de bienaventuranzas conviene tomarse las cosas con tranquilidad y esperar a que lleguen los tiempos, antes de dar por ciertas sus profecías)...

Ciclo del aguaNo deberían sorprendernos las tormentas, ya sabemos que existen. Con más y con menos, siguen cada año un ritmo semejante relacionando con las estaciones, y tienen una precisa función en la naturaleza, dando lugar al ciclo del agua. Esta se evapora por los efectos de la temperatura, de las superficies expuestas al contacto con el aire (mar, lagos, ríos, etc.). Se forman así las nubes, éstas se desplazan con su carga de humedad debido a los vientos y a las diferencias de temperatura, hasta que se reúnen las condiciones adecuadas y se descargan a través de las lluvias, éstas ayudan a que germinen las semillas que nos darán los vegetales de los que nos servimos para nuestra alimentación. Todo esto lo ha hecho Dios, que nos ha dado el mundo para que sea nuestra casa, y ha puesto en él todo lo que nos hace falta para nuestra subsistencia. Las tormentas, entonces, no pueden tomarnos de sorpresa, y aunque a veces nos hagan temblar, no tenemos por qué temerles, si tomamos las debidas precauciones. Y esto vale no sólo para las tormentas que se presentan en el mar y en tierra firme, sino para las que aparecen en nuestra vida, que son las que nos involucran más vitalmente...

Tormentas2. CUANDO LLEGAN LAS TORMENTAS, JESÚS CALMA LAS AGUAS Y QUITA LOS MIEDOS... Como a los Apóstoles, también a nosotros nos sucede que a veces nos encontramos con tormentas que nos asustan. La tormenta puede ser una enfermedad, nuestra o de alguien que está cerca de nosotros. La tormenta puede ser también la tristeza (muchas veces se convierte en una nube que nos envuelve sin dejarnos ver nada). La tormenta puede ser también un fracaso laboral o económico (del que no sabemos cómo salir). La tormenta puede ser un fracaso afectivo (a veces deja heridas que no sabemos cómo reparar). La tormenta puede ser también, cuando golpea a nuestra puerta o a la de las personas que más queremos, la misma muerte...

En el trabajo, en la salud, en nuestra vida personal y afectiva, en nuestra vida familiar y en nuestra vida social, incluso en nuestra vida de fe, no sólo hay nubarrones que dejan por momentos todo oscuro, sino que también hay verdaderas tormentas, en las que no para de caer agua o piedra, y en las que hasta deja de verse el horizonte. Aparecen tormentas que nos dan miedo y nos paralizan, que nos dejan desorientados o sin saber qué hacer. También a veces aparecen tormentas que arrasan con todo. Y en medio de las tormentas podemos perder la calma, o las ganas de luchar por nuestras convicciones, o el rumbo que las mismas nos señalan, e incluso a veces, podemos llegar a perder la confianza en Dios y también la fe...

Calma el lagoLo primero ante las tormentas es darnos cuenta que a Dios no lo toman por sorpresa. Como en la vida de la naturaleza, en la omnipotente providencia de Dios las tormentas de nuestra vida también están previstas. Dios tiene encerrado al mar "entre dos puertas", nos dice Job, que lo supo del mismo Dios, en medio de su propia tempestad. Por eso, así como podemos estar seguros que Dios está siempre de nuestro lado ya que nos ha hecho para Él y para nuestro bien, también podemos estar seguros que, permaneciendo con Él, es posible pasar todas las tormentas...

Jesús siempre está en presente cuando ellas llegan las tormentas. La presencia de Jesús a veces es silenciosa pero siempre está, haciendo lo que hace falta. Jesús está marcando el rumbo, está sosteniendo la marcha, está recordando la meta y empujando hacia ella. Basta levantar la mirada, para darse cuenta que viene a nuestro encuentro en cada encrucijada. Basta lanzar hacia Él nuestro grito y poner en Él toda nuestra confianza, para encontrar que siempre nos da calma, si lo recibimos con fe. En esto consiste el modo de vivir que San Pablo nos propone hoy: el que vive en Cristo es una nueva criatura. Un nuevo ser se ha hecho presente, ya que el mismo Jesús comienza a vivir dentro mismo de nosotros. Para eso, hay que permanecer en la barca, que es la Iglesia. Jesús siempre vendrá a traer la calma y quitar los miedos a quienes estén en la barca, en la Iglesia...

La Iglesia3. SI VAMOS CON JESÚS Y EN LA BARCA, PODREMOS SUPERAR TODAS LAS TORMENTAS... Jesús ha venido para que podamos superar las tormentas. El nos ha invitado a su barca, que es la Iglesia, y nos ha invitado a navegar junto con Él. Nos acompaña en toda la marcha, porque nos quiere para siempre junto a Él...

Barca calmaPodrán seguir viniendo muchas tormentas en todos los ámbitos de nuestra vida, personal y social. Podrán llegar tormentas en nuestra salud, en nuestra vida personal y afectiva, en nuestra vida familiar y en nuestra vida social. Podrán llegar tormentas incluso que hagan temblar nuestra fe, así como llegará también para cada uno la muerte. Pero con Jesús en la barca, también llegará la calma...

Salimos de una orilla, en la que comenzó nuestra vida, y vamos hacia la otra, en la que podremos alcanzar la meta. El sol siempre está, poniendo luz en ambas orillas, y con Jesús en la barca se calman todas las tormentas. Él nos ha hecho para el Cielo, que es nuestra meta, y Él mismo hace que ninguna tormenta nos pueda hundir mientras vamos navegando hacia ella. Basta ir con Jesús en la barca, para perder el miedo y superar todas las tormentas...


Lecturas bíblicas del Domingo XII del Tiempo Ordinario del Ciclo B:

Volver al inicio de la predicación...


Predicaciones del P. Alejandro W. Bunge:
Todas las predicaciones: http://www.awbunge.com.ar/predicaciones/
Valid HTML 4.01!Para suscribirse: predicacionesawb-subscribe@gruposyahoo.com.ar
Para borrarse: predicacionesawb-unsubscribe@gruposyahoo.com.ar